Compliance program y la responsabilidad penal de las empresas

En el año dos mil diez se introdujo por vez primera en el Código Penal de España la responsabilidad penal de las personas jurídicas y la reciente reforma del dos mil quince ha precisado dicha responsabilidad penal y las posibles exenciones o bien moderaciones para las sociedades mercantiles. Ello afecta a todo género de empresas privadas, puesto que van a poder imponerse multas pecuniarias, la suspensión de actividades sociales, aun la disolución, entre otras muchas.
Los delitos más usuales por los que puede contestar penalmente una compañía, conforme el listado que prevé el Código Penal, son los ilegales penales vinculados a cuestiones económico-financieras como por ejemplo:

los delitos contra la Hacienda Pública, o bien la Seguridad Social
las insolvencias punibles,
los delitos de estafa,
los delitos de corrupción a funcionarios públicos,
el cohecho o bien tráfico de influencias

En la legislación internacional se comprendía que no era posible atribuir responsabilidad penal a las personas jurídicas por el hecho de que estas solo actuaban por medio de personas físicas. Se afirmaba que las empresas no podían ir a la cárcel al no ser entes físicos, sino jurídicos.

Sin embargo las nuevas formas de corrupción y de crimen internacional organizado han hecho que se introduzca en las leyes penales dela mayoría de los estados la responsabilidad penal a las personas jurídicas. Desde organismos internacionales se había recomendado como una forma de batallar contra la utilización de las formas societarias para infringir la ley.

Pese a esta incorporación, sigue existiendo una fuerte discusión doctrinal acerca de la ficción de la culpabilidad que se imputa a las personas jurídicas. Sin embargo, al final la realidad es que en las legislaciones penales actuales se puede atribuir responsabilidad penal a las personas jurídicas por la comisión de una serie de delitos.

PROGRAMAS DE CUMPLIMIENTO O COMPLIANCE

Los programas de cumplimiento podrían definirse como el conjunto de acciones, procedimientos y buenas prácticas, con un trasfondo ético, que deben adoptar las compañías para identificar y aclarar los peligros operativos y legales, y supervisar que se están cumpliendo las reglas en exactamente las mismas. O sea, supone un protocolo de actuación destinado particularmente a impedir que se pueda usar la organización, sus medios y sus recursos, para cometer un delito.

Conforme con la Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado, “los programas han de ser claros, precisos y eficientes, y desde entonces, redactados por escrito. No basta la existencia de un programa, por completo que sea, sino va a deber acreditarse su adecuación para prevenir el específico delito que se ha cometido, debiendo efectuarse a tal fin un juicio de pertinencia entre el contenido del programa y la infracción. Por este motivo, los modelos de organización y administración han de estar de manera perfecta amoldados a la compañía y su específico riesgo”.

La incorporación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en nuestro ordenamiento jurídico operada por las reformas del Código Penal ha llevado a que las compañías adopten medidas para valorar el grado de cumplimiento normativo en su actividad y funcionamiento interno. Es lo que es conocido como la instauración de los programas de “compliance”, es decir, se está realizando una formación especializada compliance por parte de las empresas.

De la mano de empresas formativas de reconocido prestigio como Edeu formación las empresas están ofreciendo a sus empleados la formación adecuada para asegurarse el cumplimiento de esta reforma legal tan importante. Mediante estos cursos formativos los empleados pueden adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios.

Esta necesidad de cumplir con esta responsabilidad penal obliga a las compañías a incorporar procedimientos de identificación, análisis y administración de peligros corporativos que dejen conocer el grado de cumplimiento normativo dentro de la compañía tiene la utilidad de exonerar, o bien en su caso, mitigar la responsabilidad penal. Por eso es tan importante que sean los propios empleados de la compañía los que estén al corriente del compliance penal.

En línea con esto asimismo resulta de vital importancia el desarrollo de un programa formativo de experto en Corporate Compliance. El Corporate Compliance se traduce de forma literal como “cumplimiento (normativo) corporativo” y es el nombre que se le da al sistema de organización y administración que tiene que implantar la compañía para eludir, o bien en su caso mitigar, su responsabilidad penal.

Un curso experto de corporate compliance ofrece una visión completa de las herramientas para realizar una administración eficiente de un programa general de compliance y de otros programas más concretos de compliance, como pueden ser:
Leyes penales
Reglamento de Protección de datos
Prevención del blanqueo de capitales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *